El diseño como embajador de la Empresa

Muchas veces en la calle, en la profesión, veo, escucho y leo como se postergan las decisiones de diseño y comunicación de las empresas, más que nada cuando están buscando su esencia, comenzando a darle forma a una Pyme por ejemplo.

La marca siempre es el último factor que analizar. Pero se equivocan, las personas que toman esta actitud no entienden todavía la repercusión que tiene el diseño en la empresa. La creación de una buena marca debe conseguirse con coherencia, con investigación y desarrollo de todos los aspectos comunicacionales que se van a utilizar. Pero esto queda siempre relegado porque supone de una inversión de tiempo y dinero que requiere sacrificios que en principio las empresas no están dispuestas a realizar.

Es por ello que las empresas, más que nada las Pymes o Familiares, deben empezar a entender y comprender lo que puede generar un buen desarrollo en la estrategia de comunicación desde el inicio. Un buen trabajo realizado desde el principio se convierte en una de las principales estrategias de marketing que luego va a generar el resto de los procesos de comunicación de una forma correcta. Nunca hay que olvidarse que vivimos desde los 90 en adelante en la era de las Marcas, que funcionan por si solas, que se convierten en activos fundamentales de las empresas. Es por ello que al desarrollar la marca se las carga de valores y atributos elegidos a la hora de comunicar, de forma coherente y atractiva.

La Marca tiene una función única y específica, le da nombre e identifica visualmente a la organización. Es aquí donde la estrategia de branding entra en juego. “El diseño es el embajador silencioso de la marca” dijo el diseñador Paul Rand. Se podría traducir que “La marca es la embajadora de la empresa”.

A partir de esta definición, entonces debemos entender como emprendedores la importancia de un buen desarrollo de identidad de nuestra empresa. Lograr una buena calidad y definición gráfica, elegir la tipología correcta, con buena pregnancia. Es por ello que la buena gestión del diseño es fundamental, para garantizar la calidad de la Marca que comunicará nuestra empresa

Norberto Chávez, en sus artículos nos aclara parámetros universales que se deben respetar para lograr una buena Marca: calidad gráfica genérica, ajuste tipológico, corrección estilística, compatibilidad semántica, versatilidad, reproducibilidad, legibilidad, pregnancia, singularidad y valor acumulado, entre otros.

Estos parámetros son importantes a la hora de analizar o desarrollar nuestra Marca ya que todo proyecto tiene raíces en mantener los valores y atributos de la misma. Es por ello que no se puede restar relevancia al diseño gráfico en la construcción tanto de una empresa o proyecto como de su marca. Porque logra desarrollar un vínculo emocional con el público al que se dirigen. Es por ello que se necesita hablar sobre 3 parámetros fundamentales para lograr este vínculo y mantenerlo.

  1. COHERENCIA EN LA LÍNEA GRÁFICA Y CONCEPTUAL

No solo es fundamental la utilización de recursos establecidos por manuales de normas, para ser coherentes con todos los elementos y cromaticidades elegidas para los diferentes formatos, sino también en los mensajes, una empresa que no es coherente en lo que dice y lo que hace no es íntegra y se puede romper, se puede quebrar y eso ataca directamente a la marca.

  1. BUEN MANJEJO DEL CÓDIGO.

¿Es el leguaje familiar el que nos sirve? ¿O necesitamos individualizar el personaje? ¿Hay que hablar con ironía o simplificar el mensaje y ser directo? Entender el código de lenguaje y expresiones que maneja nuestro público es fundamental para ser reales embajadores de un concepto. Y esto lo logramos con diseño.

  1. MENSAJES SIMPLES.

Los mensajes tienen que ser directos, concretos, estamos en un era que abunda la información y no existe mucho tiempo para lograr que llegue el mensaje, por lo que hay que ser creativo y exacto a la hora de desarrollar una idea. Las historias se tienen que contar solas, sin necesitar explicaciones. Esto podemos reforzarlos con detalles técnicos estilísticos como tipografías claras, buenos contrastes y otros recursos que den relevancia.

Nunca olvidemos que “la Marca es Embajadora de nuestra Empresa”.